viernes, 13 de marzo de 2009

¿Méndigo Niño o Índigo Niño?

Siguiendo con la línea mística y espiritual tocamos ahora un tema bastante mentado y que de seguro Ud., estimado lector, habrá leído o escuchado y que de seguro es bastante difícil de creer y hasta asimilar, se trata de los niños índigo o cristal.
Si su hijo exige mucha atención y muestra una serie nueva y poco usual de atributos psicológicos podría considerarse como un niño índigo. A pesar que para muchos comprender la naturaleza mística de sus hijos es demasiado debemos empezar por comprender que los niños son justamente lo que son: niños y el término índigo se le es atribuído únicamente por el color de su aura, que desde 1982 gracias a la parasicóloga Nancy Ann Tape al desarrollar un sistema para clasificar su personalidad de acuerdo a la colorimetría permitió denominarlos así.
La característica principal de los llamados niños índigo es que parecieran venir de un mundo de realeza ya que se comportan de ese modo y No responden a la disciplina de culpa ya que la autoestima No es un tema que les preocupe. Son autosuficientes y muestran mucha autoconfianza, se considera que tienen un crecimiento mental acelerado por eso desarrollan habilidades motrices antes de tiempo y en general poseen una inteligencia superior al promedio.
Para comprenderlos y ayudarlos se dice sólo se necesita respetar su forma de ser, de sentir y de pensar, darles libertad, respeto, sinceridad, estímulo y mucho pero mucho amor y cariño.
Es fácil darse cuenta que todas éstas características son demasiado comunes y ambiguas en todos los niños como para definir un patrón especial, muchas veces incluso podemos llegar a confundir el Síndrome de Deficit de Atención e Hiperactividad (SDAH) con las características de un niño índigo o cristal. Una particularidad que nos llamó la atención es que poseen un sistema inmunológico excepcional que permiten que casi nunca se enfermen. Hemos encontrado sólo algunas distinciones específicas que podrían clasificar al tipo de niño índigo.
1. Niño índigo humanista, aquel que se preocupa por su entorno en sociedad, que busca y propone cambios complejos a nivel social y cultural siempre pensando en el bien común.
2. Niño índigo tecnológico, aquellos que aportan al mundo ideas innovadoras para la ciencia común y cotidiana, una mente científica para hacer la vida más sencilla.
3. Niño índigo médico, es muy pulcro y busca constantemente las curas de las enfermedades y la salud en su entorno directo.
4. Niño índigo psíquico, es aquel que percibe realidades que No todos pueden ver, lo cual dificulta su interrelación con ciertas personas o lugares ya que repelen ciertos tipos de energías, tienen la capacidad también de adivinar estados anímicos de sus seres queridos, aconsejar o consolar.
Éstas son sólo algunas de las clases que se dice definirían las habilidades o particularidades de los llamados niños índigo, sí, así és, porque aunque Ud. No lo crea lo líneas arriba descrito son niños lo que hace bastante más difícil de comprender el tema.
Hay quienes dicen que son espíritus ancianos en cuerpos muy jóvenes, hay quienes dicen que son sabios y que poseen las respuestas a todo en sus juegos, hay quienes dicen que curan o que ven el futuro, hay quienes se conectan con los muertos y con los que se van a morir.
Se dice mucho sobre éste tema y por cierto a todos los padres, tíos o familiares les causa orgullo y comienzan a representar un valor agregado a la familia.
Pero a la pregunta: ¿ Acaso No es más fácil aceptar que nuestro hijo es un ser de luz, espiritual, índigo o cristal a admitir que tiene una discapacidad o SDAH por ejemplo?, ¿No se le priva de un tratamiento adecuado quizá al niño al incluirlo en una de éstas clasificaciones sólo por tener un aura de tal o cual color?
Las realidades paralelas son definitivamente, y valga la redundancia, una realidad, pero las creencias modernas basadas en folklore espiritual y la arraigada creencia popular también lo son.
Nos gustaría pensar que existen una especie de niños que podrían cambiar el mundo hacia uno mas espiritual trascendiendo incluso su propia naturaleza de niños, pero No debemos olvidar que los niños son justamente lo que son, niños y es una mente adulta la que hoy encasilla, empadrona y clasifica un desarrollo quizá mas evolucionado e incomprendido de un patrón mental superior o sencillamente diferente.
Dejemos de buscar colores en las fotos de nuestros hijos, ni comencemos a respetarlos y dejarlos libres sólo poque la cultura índiga así lo dice, hagamos de la vida de los niños un estado eterno en la mente de los adultos, simple, sincera y espontánea, la responsabilidad de cambiar al mundo y a nosotros mismos pareciese habérsenos escapado de las manos y ahora queremos que esté en las manos de los más chiquitos, los mismos que No deberían de preocuparse en nada más que en un juego de pelota. Reflexiona e Investiga!
____________________________________________________________________
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...